Origen y Formación de la Cueva

El origen de Cueva Victoria como cavidad debe remontarse al Plioceno o quizás antes. Probablemente influido por la acidez de las aguas que debían circular en este distrito minero, la caliza Triásica que conforma el cerro de San Ginés se fue disolviendo.

El agua circuló por pequeñas fracturas y diaclasas que con el tiempo se fueron ensanchando hasta formar galerías y salas. Durante este proceso de disolución de la caliza se acumuló en las zonas más deprimidas de la cavidad un volumen importante de arcilla roja (terra rosa) que es un producto residual de la disolución de la caliza que suele presentar una pequeña parte de arcilla. En un momento del Pleistoceno Inferior, la cavidad se abrió al exterior, lo que supuso la entrada de materiales alóctonos y con ello el inicio de su relleno. A partir de ese momento se empiezan a acumular materiales detríticos junto con fósiles de mamíferos, constituyendo la brecha fosilífera que rellena la cueva. Durante este periodo la cueva fue ocupada por hienas, estableciendo en su interior su cubil. Evidencias de la presencia de hienas en la cueva son la existencia de coprolitos y la multitud de huesos que presentan marcas de mordeduras hechas por hienas. Otra evidencia es la presencia de restos de foca en el interior de la cueva, es de suponer que durante el Pleistoceno inferior la línea de costa se encontraba más cerca de la cueva de lo que lo está en la actualidad, por esta razón las hienas podían transportar restos de mamíferos marinos que morían en el mar y se depositaban en la playa. Las hienas suelen transportar comida a sus cubiles para alimentar a sus crías. De la misma forma que la hiena, algunos restos de humanos fueron introducidos en Cueva Victoria. En algún momento anterior a los 0,8 m.a. las entradas de la cueva (Sala Unión y Victoria-II) quedaron colmatadas de sedimento por lo que sólo circuló agua por su interior, formando sobre la brecha fosilífera una capa de calcita de espesor variable de entre 5 y 15 cm. En tiempos ya históricos se realizaron dos entradas artificiales al interior de la cueva por parte de mineros, empezando a funcionar la cueva como mina de manganeso. La actividad minera se realiza a principios del siglo XX y supone una alteración importante en la estructura natural de la cueva, pues el uso de explosivos supuso el hundimiento de galerías superiores sobre otras inferiores y la acumulación de grandes bloques de roca. También se realizan galerías artificiales que se adentran el en el cerro de San Ginés y que cortan galerías naturales.

>> Evolución Geológica de Cueva Victoria
>> Mas imagenes